Monday, May 20, 2019
Inicio Mundo Un juez ordena liberar a Lula da Silva, pero otro magistrado revoca...

Un juez ordena liberar a Lula da Silva, pero otro magistrado revoca la orden

El juez del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región Rogério Favreto ha ordenado este domingo la excarcelación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a doce años de prisión por el conocido como «caso tríplex».

 Sin embargo, el juez brasileño João Gebran Neto, instructor del llamado caso Lavacoches en un tribunal de segunda instancia, ha revocado poco después esa medida cautelar. Gebran Neto es uno de los tres jueces que integran la octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Porto Alegre, corte que condenó a Lula en segunda instancia a doce años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero.
 

«Cúmplase con régimen de urgencia en esta fecha mediante la presentación de la Orden de Excarcelación o de esta orden a cualquier autoridad policial presente en la sede de prisiones de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra recluido el sujeto», había ordenado Favreto en su auto, que recoge Ep.

El juez de guardia Rogerio Favreto, del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4), con sede en Porto Alegre, concedió este domingo un «habeas corpus» a Lula y decidió la suspensión de la ejecución provisional de su condena.

 Lula fue condenado por el juez federal Sergio Moro y por un tribunal regional -segunda instancia- a doce años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos.

El propio Sergio Moro cuestionó la competencia del magistrado Favreto para poner en libertad a Lula. En un auto, Moro consideró que el juez federal de guardia es «absolutamente incompetente» para ordenar la liberación de Lula, informa Efe.

Según el periódico brasileño «O Globo», la Polícia Federal no pretende por ahora cumplir al decisión de poner a Lula en libertad, siguiendo el criterio del juez Moro.

El exdirigente sindical ha agotado prácticamente la segunda instancia y solo le queda acudir a los altos tribunales -el Supremo y el Constitucional- para revertir la condena. Una vez firme, la sentencia impedirá que pueda competir en las elecciones presidenciales del 7 y 28 de octubre.

Hasta entonces, Lula podrá intentar inscribirse y, en caso de que no se lo permitan, podrá acudir al Tribunal Electoral para que decida. Si consiguiera el estatus de candidato, el proceso judicial seguiría su curso. Y, si finalmente la Justicia da la razón a Moro, los votos que haya recibido serán anulados.