Consejo Regional y ejecutivo nacional de Pro-Empleo buscan mejorar la articulación del programa en la Región de Coquimbo

En lo inmediato, el cuerpo colegiado, acordó solicitar a la Gobernadora Krist Naranjo, que el ejecutivo elabore con urgencia una propuesta de Pro-Empleo año 2023 para evitar repetir los retrasos de este año.

El pleno del Consejo Regional (CORE), en su última sesión ordinaria, acordó por unanimidad, manifestar su voluntad de respaldar la continuidad del programa PROEMPLEO en la Región de Coquimbo dada la alta tasa de desocupación regional, que alcanza un 7,9%, según el último informe del trimestre móvil julio – septiembre de 2022.

La ejecución del programa en la región se ha visto entorpecida durante el segundo semestre de este año por el retraso en los procesos administrativos, jurídicos y financieros, que redundaron en una demora en los pagos de sueldos a los beneficiarios, generando serios problemas a cerca de dos mil personas beneficiarias de la región.

El cuerpo colegiado, a través de la comisión de Desarrollo Social, generó una extensa reunión con el director ejecutivo del programa Pro Empleo del ministerio del Trabajo y Previsión Social, Cristian Rojas Grüzmacher, el delegado presidencial Rubén Quezada, la seremi del Trabajo, Claudia Santander, representantes del GORE y de los municipios de las 15 comunas de la región, con el fin de acercar posiciones y definir acciones que permitan una mejor coordinación y comunicación entre todos los actores, para terminar con la ejecución del actual programa 2022 y su continuidad el 2023.

“En la medida que nos coordinemos y nos comuniquemos bien, todos vamos a tener la claridad suficiente para cumplir con el programa. Y en segundo término, poder actuar oportunamente a fin de que no se produzcan los retrasos en los procesos administrativos, jurídicos y financieros que hagan que a la gente finalmente no le lleguen los recursos cuando le tienen que llegar”, precisó el director ejecutivo del programa Pro-Empleo Cristian Rojas .

Agregó que, “si hay algo que no se puede perder de vista, es que lo que se está gestionando son recursos que se traducen en una remuneración para las personas y para las familias, y que por ende se está impactando en la calidad de vida de las personas. Y para ello se necesita poner todos los esfuerzos para actuar de manera oportuna y ágilmente”.

El directivo aseguró que no obstante los problemas que ha tenido el programa durante este año van a terminar completamente normalizado, porque todos los asistentes a esta reunión manifestaron su compromiso de mejorar los procesos para poder empezar el año 2023 con mayor orden y premura posible, que hagan que todo lo que se produjo este año no se repita el próximo año.

El consejero Lombardo Toledo, presidente de la comisión de Desarrollo Social e Inversiones del CORE, dijo estar satisfecho del resultado de la reunión resaltando “dos cosas muy importantes, que definitivamente el Consejo Regional y el Gobierno Regional van a financiar el programa Pro-Empleo, y en segundo lugar, decirles a los gobiernos comunales que sus equipos deben seguir comprometidos con el programa. Y que la oportunidad y la eficiencia es muy importante para que los recursos lleguen oportunamente a cada uno de los territorios”.

El consejero de Choapa, Juan Barraza en tanto, dijo que la reunión permitió a los municipios aclarar varias dudas que tenían respecto a cómo funciona el programa. “Me pareció una reunión muy satisfactoria porque la exposición del encargado nacional del programa dejo muy claro que se puede y qué no se puede hacer y que el programa no es solo para barrer calles sino que se puede generar otros empleos en varias otras labores que dignifican a nuestra gente de la región”, sostuvo.

Propuesta Pro-Empleo 2023

Entre los acuerdos adoptados por el Consejo Regional para avanzar en los procesos y evitar que se repitan los problemas suscitados este año, el pleno aprobó requerir a la Gobernadora, mediante las divisiones de planificación( DIPLADE) y la división de Presupuesto e inversión Regional (DIPIR), levantar con carácter de urgente una propuesta de programa para el año 2023 en atención a los cupos autorizados que se definirán en el mes de noviembre y la necesidad de concurrir de manera oportuna con los recursos.

De igual manera, acordaron solicitar al director ejecutivo de Pro-Empleo, abordar ante las instancias pertinentes, aquellas materias que afectan la ejecución del programa como el desfase en la transferencia de recursos; proyectar el fuero maternal para las madres trabajadoras; normalizar los procedimiento para evitar la renovación de 3 contratos definidos, debido a la temporalidad del programa, e Incrementar el valor para gastos de administración y operación.

Financiamiento futuro

Sobre el financiamiento futuro del programa, Cristian Rojas informó que el presupuesto nacional sólo contempla el 20% de los recursos necesarios para financiar la totalidad del programa a nivel nacional de manera que la proyección apunta a que los gobiernos regionales asuman este financiamiento.

“La tendencia es que cada vez más los gobiernos regionales a nivel general vayan adquiriendo mayor protagonismo en el financiamiento e inclusión de estos programas de empleo, en tanto problemas que se levanten regionalmente, lo lógico es que se le dé respuesta a nivel regional. En la actualidad es poco el espacio para que exista un financiamiento del nivel central, la tendencia apunta a que los gobiernos regionales vayan adquiriendo un rol en el financiamiento de estos programas” sostuvo.

Situación actual del programa

En cuanto a la situación actual en la Región de Coquimbo, se informó que los recursos para el segundo semestre correspondiente a la ejecución de Programa, se tramitó mediante una rebaja presupuestaria al Gobierno Regional un aumento del presupuesto del Programa por $3.988 . También se precisó que el proceso para emitir los decretos de traspaso de recursos en DIPRES, toma al menos seis semanas, ya que por los altos montos requiere pasar por Contraloría.

Con ello, a partir de Julio del 2022, se incrementaron las vacantes autorizadas para la región, aumentando de 1020 cupos a 1920, lo que representa un incremento de un 90,2%.