¿Eres adulto mayor? Conoce cómo el café incide en tu salud y calidad de vida

¿Qué efectos puede tener el café en nuestras vidas? Si bien no es para todos igual, esta bebida puede afectar a los adultos mayores de manera diferente en comparación con personas más jóvenes debido, principalmente, a los cambios en el metabolismo y la sensibilidad a la cafeína que se evidencian con el paso de los años.

En el Día Internacional de este bebestible, expertos abordan cómo éste incide en la salud de los adultos mayores, ya que según cifras del INE cerca de un tercio de la población de Chile en 2050 estaría compuesta por personas mayores y si sumamos que el consumo total de café en el país ha aumentado un 175% entre 2011 y 2018, según un informe de Euromonitor, es necesario revisar el hábito de consumo.

En este contexto, Marcela Rivera, nutricionista y directora de Nutrición y Dietética de la Universidad del Alba Sede La Serena, explica que “el metabolismo se ralentiza con el paso de la edad, lo que se traduce en una mayor demora en la eliminación de la cafeína del organismo por parte de los adultos mayores, quienes además pueden ser más sensibles a efectos secundarios de esta sustancia como el nerviosismo, insomnio y malestar estomacal”.

 Por lo mismo, la experta recomienda “tener un consumo moderado de café, de máximo dos tazas diarias”. Además, aconseja “adoptar una alimentación saludable que incluya los nutrientes necesarios para mantener una buena salud e hidratación”.

 A continuación, algunos de los efectos que puede tener el café en personas de la tercera edad:

●      Osteoporosis: El café contiene compuestos que pueden interferir con la absorción de calcio, lo que podría aumentar el riesgo de osteoporosis, una afección que afecta la densidad ósea. Un estudio realizado en Suecia a personas de una edad promedio de 72 años, reveló que el consumo elevado (cuatro o más tazas al día) se asoció con menor densidad mineral ósea del fémur proximal en hombres, pero no en mujeres.

●      Sensibilidad a la cafeína: A medida que envejecemos se reduce la capacidad del cuerpo para metabolizar y eliminar la cafeína. Cantidades moderadas de café pueden causar nerviosismo, insomnio y aumento de la frecuencia cardíaca en algunas personas mayores.

●      Calidad del sueño: Consumirlo durante la tarde puede interferir con la calidad del sueño, y esto puede afectar a los adultos mayores, ya que a medida que se envejece se experimentan cambios en los patrones de sueño.

●      Efectos gastrointestinales: El café es ácido y puede aumentar la acidez estomacal en algunas personas. Los adultos mayores son más propensos a tener problemas gastrointestinales, como acidez estomacal o gastritis, y el café podría empeorar estos síntomas en algunas personas.

Para evitar los problemas gastrointestinales generados por esta bebida, además de disminuir el consumo, la profesional recomienda optar por café de baja acidez (café descafeinado o tostado suave); evitar café muy concentrado; controlar las cantidades y diluirlo en leche o agua; y no tomarlo con el estómago vacío.

Pese a todo lo anterior, la nutricionista explica que algunos estudios sugieren que la cafeína puede tener efectos potenciales como su capacidad para mejorar la función cognitiva, incluyendo mejoras en la concentración, memoria y tiempo de reacción y/o estado de alerta. En moderación, el café puede ser parte de una dieta equilibrada y brindar estos beneficios incluso a los adultos mayores.