Migración masiva por el agua

Chile y Argentina,  dos hermanos siameses que nacieron unidos por la columna vertebral de la Cordillera de Los Andes y que a pesar de sus diferencias comparten un paraíso común en el fin del mundo, el que a poco andar se constituirá en el último refugio del ser humano.

Ambos países siameses tienen corazones separados, pero comparten un sinfín de características envidiables que los convierten en oasis privilegiados, dentro del desastre medioambiental que se nos viene encima.

Las dos naciones se localizan en el Cono Sur del continente americano y comparten la tercera frontera terrestre más larga del mundo, con una extensión de 5.308 km de largo, con dirección norte-sur, a lo largo de la Cordillera de los Andes con la posesión indiscutible de glaciares y enormes lagos, e infinidad de lagunas y ríos que desperdician sus caudales en el mar…

Soy de la opinión de que ambos países tienen la oportunidad única de liderar una estrategia conjunta para el cono sur, y el deber de estudiarla y proyectarla, antes de que seamos el destino de migración masiva por el agua, sin control alguno.

¡Y ESO DEBE HACERSE AHORA, PORQUE NACIMOS SIAMESES Y DEBEMOS SEGUIR UNIDOS HASTA EL FIN Y ADIÓS A LAS DIFERENCIAS ODIOSAS QUE NO NOS DEJAN VER EL CAMINO!

 

Por Belisario Venegas Muñoz, escritor, poeta y gestor cultural