Estudiantes de Liceo Municipal de Los Vilos rescatan antiguas recetas de la provincia

En el proyecto, realizado por alumnos de tercer año medio de la especialidad de Gastronomía mención en Cocina, se incluyen preparaciones como el caldillo de pejesapo, papa con luche y camarones con chuchoca.  La actividad es parte del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), metodología en la que ya se han formado 76 docentes de la provincia, gracias al trabajo de Somos Choapa y la fundación Educación 2020.

Conversando con sus padres, abuelos y familiares, 14 alumnos de la especialidad de Gastronomía mención Cocina del Liceo Nicolás Federico Lohse Vargas de Los Vilos, lograron descubrir y rescatar 22 recetas ancestrales de la provincia del Choapa, que en muchos casos estaban guardadas solo en la memoria de los vecinos más antiguos.

“Cuando le conté que tenía que buscar recetas de la zona, mi mamá me dijo que se acordaba de algunas que le había enseñado mi abuela y así pude aportar con tres preparaciones: humitas, porotos fritos y empanada de cabra dulce”, señala Prisila Ulloa, alumna que participó del proyecto.

Para su compañero Gerard Boin, la misión fue más difícil. Como su familia no es originaria de la provincia, no tenía a quién preguntar, así que optó por buscar en internet. “Ahí me di cuenta que había poca difusión de la gastronomía ancestral del Choapa, lo que me hizo valorar aún más este trabajo. Finalmente aporté al proyecto con una receta (caldillo de pejeperro) y también trabajé en el diseño”, detalla.

Las preparaciones dulces y saladas que recopilaron los alumnos fueron revisadas y editadas por los docentes de gastronomía Marcela Cortés y lenguaje, Raúl Olivares, y hoy forman parte del libro digital titulado Gastronomía Ancestral del Choapa, que en sus 60 páginas invita a vivir un verdadero viaje por la provincia, con fotos y audios que despiertan los sentidos e invitan a recordar.

El proyecto responde al Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), metodología “en la que los alumnos aprenden a través de la indagación y realizan proyectos en los que convergen distintas asignaturas y saberes”, explica el docente Raúl Olivares.

Metodología de aprendizaje activo en la que se han formado 76 docentes de la provincia, a través del programa Somos Choapa y el trabajo ejecutado por la fundación Educación 2020, lo que ha significado un gran aporte para establecimientos y alumnos en este período de pandemia. “El Aprendizaje Basado en Proyectos ha servido para pensar la escuela desde los hogares, promoviendo la indagación autónoma por parte de los estudiantes y articulando asignaturas en torno a la búsqueda de una solución a un problema, rompiendo la estructura horaria de la presencialidad e incentivando el trabajo colaborativo de los docentes a la hora de pensar las actividades de aprendizaje”, señala Óscar Osorio, jefe de proyecto de Educación 2020.

“Aportar a la educación de la provincia ha sido uno de los focos del trabajo que hemos desarrollado a través del programa Somos Choapa y experiencias como la de los alumnos del Liceo Nicolás Federico Lohse Vargas de Los Vilos, nos indican que vamos por el camino correcto. Hoy son más de 500 los estudiantes que han participado de proyectos de innovación pedagógica y eso ha sido un gran aporte para su aprendizaje”, señaló Alejandra Medina, gerente de Asuntos Públicos de Minera Los Pelambres.

En el camino, docentes y alumnos participaron de una charla del chef David Barraza y colaborador de la Fundación Rectángulos de Agua, donde reafirmaron lo que ya venían trabajando en el liceo: la importancia del rescate y el valor de la cocina patrimonial, los productos locales y las recetas heredadas de nuestros ancestros.

Para el docente Raúl Olivares, una de las claves del trabajo estuvo en la etapa de indagación: “El proyecto nos permitió abordar distintos contenidos de las asignaturas que impartimos en el liceo, pero también de otros saberes, como la antropología. Porque las personas del campo no le cuentan sus secretos, en este caso sus recetas, a cualquier persona. Lo hacen con ciertos elegidos. Los alumnos fueron los elegidos para perpetuar este conocimiento”, reflexiona.

Mientras la profesora Marcela Cortés destaca que todo el proyecto se realizó de manera online. “Algunos de los alumnos participaron del proyecto a través de clases virtuales y otros, a través de portafolios o guías de trabajo que los estudiantes que no tienen conexión a Internet trabajan en sus casas. Nos enviaron las recetas por whatsapp y así fuimos avanzando hasta concluir con este libro”, señala.

Además de transcribir las recetas, los alumnos las prepararon, grabaron videos y audios, recopilaron fotos, reconstruyeron mapas, entre otras actividades. Toda una hazaña que docentes y futuros técnicos profesionales en Gastronomía, sueñan con seguir desarrollando, a través de una edición impresa o una nueva versión digital, que les permita para dar a conocer el valioso patrimonio gastronómico del Choapa.